top of page
Buscar

Automatización colaborativa: impulsando la innovación en Latinoamérica

¿Cómo se está comportando la automatización colaborativa en la región de Latinoamérica y cuáles son los principales desafíos?



Hoy, la automatización colaborativa y la robótica se han convertido en pilares fundamentales de la industria a nivel mundial. Este enfoque se centra en la integración de la robótica y otras tecnologías avanzadas para optimizar procesos, reducir costos y elevar la eficiencia en la producción. En el caso de Latinoamérica, la adopción de la automatización aún enfrenta desafíos significativos. Hablamos con César Moret, Líder de Negocios en Rockwell Automation, sobre el panorama latinoamericano, las perspectivas a futuro y los principales desafíos que enfrenta la región.

De acuerdo con el líder de negocios de Rockwell Automation, este concepto habla de la integración efectiva de la robótica y otras tecnologías en los procesos de producción. Su objetivo principal es mejorar la calidad de los productos, aumentar la eficiencia, reducir los costos y garantizar una mayor fiabilidad en la producción. En este enfoque, los robots y las máquinas trabajan en colaboración con los trabajadores humanos, complementando sus habilidades y tareas en lugar de reemplazarlos por completo.

Y es que para César, el capital humano tiene un rol clave en la automatización colaborativa. “Nos hemos dado cuenta de que cuando instalamos un robot, tener a una persona ahí ayuda justamente a la eficiencia” afirma. Esto se ha visto, por ejemplo, en la industria automotriz, donde hay un mayor número de robots y donde, contrario a lo que se pensaría, se emplean más personas.

Para completar muchas tareas precisas el apoyo humano es fundamental y la sinergia entre las máquinas y las personas es la clave.

De esta manera, los robots pueden realizar tareas repetitivas y peligrosas, mientras que los humanos se pueden centrar en labores que requieren creatividad, toma de decisiones y habilidades específicas. Asimismo, los robots permiten realizar tareas que para los humanos son muy difíciles de hacer, o toman mucho tiempo. De ahí el impacto que este tipo de tecnología tiene en la eficiencia y rendimiento de las empresas.

Beneficios de la automatización colaborativa para las empresas

Es una realidad que día a día los alcances de la automatización colaborativa y la robótica son mayores. Para César, estos beneficios van desde lo económico hasta la optimización de espacio, que para las empresas son clave a la hora de mejor su operación.

Algunos de los principales beneficios que recoge son:


Reducción de costos:

La automatización permite un uso más eficiente de los recursos y reduce los costos laborales asociados a tareas repetitivas. En el caso, por ejemplo, de la tecnología de carros independientes y robots colaborativos, esta ha demostrado un ahorro significativo en términos de espacio y recursos.

De acuerdo con César, la automatización colaborativa les ha permitido, en algunos casos, ahorrar más de 4.000 m2 gracias a la eliminación de bandas. “Con esto empezamos a ver justamente la relevancia de no solamente implementar robots por producir más, sino también para aumentar el ahorro y la eficiencia en todo sentido” comenta.

Aumento de la producción:

La automatización colaborativa puede aumentar significativamente la producción al mejorar la velocidad y la precisión de los procesos, lo que permite a las empresas responder mejor a la demanda del mercado. “En el caso, por ejemplo, de los sistemas en electromagnéticos, los carritos son alimentados por motores lineales que pueden alcanzar hasta velocidades de 5 metros sobre segundo, así como mover cuerpos u objetos de hasta 16 toneladas en velocidades no mayores a 5 milisegundos” cuenta César.

Este tipo de eficiencia se ve reflejada en una mejora en el rendimiento de las plantas de producción, esto en términos de eficiencia, tiempo, espacio y recursos humanos, entre otros.

Mejora de la eficiencia:

Sin duda, este es uno de los beneficios tangible más sobresalientes de la automatización colaborativa. Según Moret, al integrar este tipo de tecnologías, las fábricas pueden optimizar los procesos y reducir los tiempos de inactividad, lo que se ve reflejado en una mayor eficiencia operativa.

“Cuando hablamos de cambio de presentación, de direccionar material, de direccionar producto terminado, ¿cómo hacemos que nuestras líneas sean mucho más flexibles a nuestros procesos? Ahí es donde la robótica entra en acción, no solamente con un robot, sino con todos los complementos que nos permite ser mucho más ágiles” comenta César.

Seguridad, flexibilidad y mantenimiento:

Los robots colaborativos pueden realizar tareas peligrosas y proteger a los trabajadores de ambientes de alto riesgo. Adicional a esto, estos sistemas automatizados se caracterizan por ser flexibles y adaptables a las necesidades de las fábricas. Para César, este es uno de los principales beneficios de este tipo de tecnología. “Gracias a esta flexibilidad es posible (…) olvidarnos un poco de esos sistemas tradicionales de bandas donde solamente tienes una dirección, una sola velocidad, y donde puedes tener congestión de material” afirma.

Finalmente, y gracias a la poca fricción que generan esos sistemas, su mantenimiento es mínimo. Sobre este punto, César cuenta que en Rockwell Automation han hecho pruebas con distintos robots que ha arrojado muy buenos resultados en términos de desgaste. En ellas, han sometido a los sistemas a recorridos de más de 200.000 km en condiciones muy adversas, con cargas de diferentes elementos, café en grano, azúcar, ositos de goma, vidrio, etcétera, obteniendo muy poco desgaste.

“Eso es lo que queremos, equipamiento y tecnología colaborativa que sea eficiente, que representen también menos problemas, menos mantenimiento, menos fallas y que de alguna forma sean sistemas muy fáciles de manejar” concluye.

Panorama de la automatización colaborativa en Latinoamérica

A pesar de los beneficios evidentes, en Latinoamérica la adopción de la automatización colaborativa ha sido más lenta en comparación con otras regiones. Esto se debe a varios factores, como la resistencia al cambio, la falta de inversión en tecnología y la necesidad de concienciar sobre las oportunidades que brinda esta tecnología. Además, muchas empresas aún no han alcanzado los niveles deseados de lo que se conoce como Industria 3.0 o 4.0.

Una de las preocupaciones más comunes en la región es el temor a la pérdida de empleos debido a la automatización. Sin embargo, diversos análisis indican que, si bien algunos puestos de trabajo pueden verse afectados, la implementación de tecnología robótica también puede generar un crecimiento significativo en la creación de nuevos empleos.

“Hay algunos análisis que dicen que 87’000.000 de puestos de trabajo se pueden perder por la automatización o por esta ola de la robótica. Sin embargo, se tiene estipulado el crecimiento de 95’000.000 puestos nuevos de trabajo con la implementación de lo que es la robótica a nivel mundial” afirma.

La clave está en la adaptación y capacitación de la fuerza laboral para trabajar en colaboración con la tecnología.

¿Cómo la automatización colaborativa está ayudando a enfrentar los desafíos de la industria?

Es evidente que la industria enfrenta numerosos desafíos en la actualidad, y la automatización colaborativa puede desempeñar un papel crucial en abordar algunos de estos problemas. Para César, la eficiencia de los procesos productivos es la clave y la tecnología la principal aliada. “Nos guste o no, la tecnología es la primera herramienta que tenemos a la mano, justamente para poder combatirlo” afirma. Frente a este punto, hay algunas formas en las que la automatización colaborativa puede ayudar:

Eficiencia operativa: como se mencionó antes, mejorar la eficiencia en los procesos productivos es fundamental. La automatización colaborativa, que combina la capacidad de las máquinas y la toma de decisiones humanas, puede aumentar significativamente la eficiencia en la producción y la logística. Esto se traduce en una reducción de costos y en una mayor capacidad para mantenerse competitivo en un entorno globalizado.

Resiliencia frente a la incertidumbre: los eventos políticos, económicos y pandémicos pueden generar incertidumbre en la industria. Sin embargo, según César, la automatización colaborativa puede ayudar a las empresas a adaptarse más rápidamente a cambios inesperados al permitir una mayor flexibilidad en la producción y la cadena de suministro. De esta manera, los humanos pueden supervisar y ajustar las operaciones automatizadas según sea necesario.

Reducción del riesgo financiero: frente a este punto, César es enfático en afirmar que mejorar la eficiencia de las máquinas puede llevar a un menor riesgo financiero. Esto debido a que la automatización puede reducir los errores y los costos asociados con ellos, lo que es especialmente importante en momentos de desafíos económicos y volatilidad.

Innovación tecnológica: para César, este es uno de los puntos clave que le puede permitir a la región mantenerse competitiva frente a los gigantes de la industria como el mercado asiático. Así, la automatización colaborativa aparece como un grupo de soluciones tecnológicas avanzadas, que pueden ayudarles a las empresas a mantenerse a la vanguardia y adaptarse a las demandas cambiantes del mercado.

De esta manera, las empresas que adoptan la automatización colaborativa pueden ser más competitivas al reducir costos, mejorar la calidad y acelerar los tiempos de entrega.

Desafíos de la automatización colaborativa en Latinoamérica

Para César, aunque Latinoamérica ha avanzado de manera notable, aún existen muchos desafíos que ubican al continente en una posición menos privilegiada. Entre ellos están la falta de estandarización y la resistencia al cambio, lo que puede obstaculizar la implementación de tecnologías colaborativas en las empresas.

Por otro lado, la presión constante para aumentar la producción ha llevado a la falta de atención en aspectos clave, como el mantenimiento de máquinas y la mejora de la eficiencia. Sobre este punto, César enfatiza que es clave para las empresas entender que no se trata de producir en exceso, sino hacer un uso más inteligente de los recursos.

Otro de los principales desafíos que enfrenta la región es la escasez de profesionales y técnicos capacitados en tecnologías de automatización y robótica, lo que dificulta la adopción de estas soluciones.

Finalmente, César resalta las dificultades que enfrenta la industria por cuenta de la falta de espacio en las instalaciones de producción, que puede ser un obstáculo para la implementación de sistemas automatizados, así como la escasa utilización de datos. Frente a este último punto, César cuenta que muchas empresas no están aprovechando al máximo esta información para mejorar sus procesos y la toma de decisiones, lo que deja aún más relegadas a las empresas.

La automatización colaborativa es un camino hacia la eficiencia y la competitividad en la industria latinoamericana. A pesar de los desafíos, la región tiene la oportunidad de abrazar esta tecnología, generar empleo especializado y mejorar la calidad de sus productos. La clave está en la inversión en capacitación, la adopción de estándares y la comprensión de que la colaboración entre humanos y robots puede llevar a un futuro más prometedor en la manufactura.


3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page