Buscar

Metalpren invertirá US$ 25 millones en el 2022 para duplicar producción de envases y tapas

Las empresas conserveras de pescado y los nuevos productos agroindustriales para la exportación en Perú comienzan a acelerar la demanda local de envases de vidrio y hojalata, así como de tapas twist off y abre fácil.

El panorama es positivo, también a nivel regional por lo que Metalpren, empresa peruana que tiene el 50% del mercado de fabricación de envases en el país, reveló su plan de expansión de operaciones para el 2022.


El gerente general de Metalpren, Danilo Balarín, informó que realizarán una inversión de US$ 25 millones, de los cuales la mitad ya está financiada, para el próximo año que servirá para elevar en un 150% su producción actual. Solo en la línea de tapas abre fácil buscan llegar a producir 800 millones de unidades en un año.


Con el monto de inversión proyectado se ampliará, para mayo próximo, de 32,000 a 42,000 metros cuadrados su planta principal ubicada cerca al Callao. En el nuevo espacio se instalará un centro de corte y almacenaje de materia prima.


Además, el almacén que tienen en Chimbote (Ancash) también crecerá de 2,500 a 10,000 metros cuadrados a fin de elevar su capacidad de almacenaje para productos terminados para luego almacenarlos a destino.


No sería todo. Balarín contó que la expansión también sería fuera del país y aunque no quiso adelantar la ubicación de la nueva planta, esta estaría lista en marzo del 2022.


“Estamos haciendo esta inversión pensando en el mercado nacional e internacional. Primero, para atender la demanda insatisfecha en Perú por el crecimiento importante que han tenido los rubros a los que abastecemos pues hoy estamos limitados en nuestra atención. Y, segundo, potenciar nuestra presencia en países donde aún no hemos sido tan agresivos por falta de capacidad. Estamos hablando de Ecuador, Chile, Brasil, Colombia, Centroamérica, Argentina y como mercado nuevo, México, para el próximo año”, dijo.


El objetivo para la empresa es pasar de una fase de crecimiento 100% orgánico por la alta demanda de los sectores que atiende- a uno inorgánico, con la expansión en otras regiones aprovechando, además, las políticas de reducción de plásticos que se están dando con fuerza en países como Chile y Argentina. Se proyecta que Metalpren cierre este 2021 con un crecimiento global de 5%.


Dinamismo en el mercado

Pero, ¿Qué mueve el mercado de este sector? En Perú, el 60% de los envases que se producen se destinan a la industria de conservas de pescado -un 70% de las marcas ya ha incluido las tapas abre fácil, por ejemplo-; mientras que el 40% restante los concentra los productos de la agroindustria.


Si bien Balarín señala que el segmento de conservas de pescado (jurel, caballa, atún y anchoveta) mantiene un ritmo de crecimiento constante y que, incluso, ya estaría llegando a su techo por efecto de normas como la denominada ‘ley del atún’, los productos de la agroindustria son una historia aparte.


Y es que si bien los principales productos agrícolas que demandan estos envases son los capsicum, alcachofas, en menor medida el espárrago -porque está siendo reemplazando por frutos frescos como el arándano, cítricos, palta-, también ha comenzado a figurar fuerte el frejol de palo -que estaría moviendo un mercado importante de US$ 20 millones en envíos-, y recientemente, las conservas de frutas.


“Se están desarrollando con mucho interés los frutos en conservas, de piña y mango principalmente, y en presentaciones bastante novedosas. Hay una empresa que le está poniendo mucho esfuerzo y diría que ha multiplicado varias veces las cantidades con las que empezó hace tres años”, indicó.


No obstante, anotó que de no prosperar los proyectos de irrigación como Majes Siguas II o la tercera etapa de Chavimochic, la frontera agrícola podría estancarse y con ello, también dejar de crecer los envíos agroindustriales con envases.


“Ley del atún”

Tras un cambio en la interpretación de la Ley 28965, Ley de Promoción para la Extracción de Recursos Hidrobiológicos Altamente Migratorios, la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat) comenzó a aplicar desde el 2019, el cobro de 30% del Impuesto a la Renta por la pesca de atún a las embarcaciones extranjeras, lo que impactó en el sector.


Esta situación, según detalló Balarín, “ha eliminado la posibilidad de recibir pescado del mar peruano”, y se habrían dejado de capturar 15,000 toneladas al año. Ello terminó reduciendo de cuatro empresas atuneras a solo dos las que siguen operando.


“La Sunat desconoce una interpretación con la que se ha convivido por 12 años, hasta el 2019, que la autoridad decidió cambiar y ahora toda nave extranjera que descargue en el país, porque está obligada a dejar un 30% de su pesca en Perú, es considerado como utilidad y no valor de venta. Así ya nadie quiere venir a realizar la pesca”, dijo.


En ese sentido, manifestó que ha vuelto a solicitar al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) que intervenga para corregir la decisión de la Sunat.


Dato

  • El mercado de atún en Perú supera los dos millones de cajas (48 latas por caja) anualmente.

  • Debido al problema logístico internacional, al menos 100 contenedores de envases no han podido ser exportados ante el alza del flete hasta en diez veces su valor. Según Balarín, el valor de los envíos ahora es 120% más caro que en el primer semestre del 2020.

Fuente: Gestión

3 visualizaciones0 comentarios