top of page
Buscar

Positivo avance de la inversión minera en el Perú


En los dos últimos meses se ha logrado el incremento en las inversiones mineras, como resultado de una decisión política que tiene por objetivo superar la catástrofe que dejó el gobierno anterior.

A esta lucha se suma el apoyo técnico del titular del Ministerio del Ambiente, Juan Carlos Castro Vargas, quien ha tomado la decisión de apoyar las inversiones que demuestren ser socialmente responsables desde el nivel de Estudio de Impacto Ambiental (EIA).

Es una noticia muy positiva, toda vez que la única manera de lograr el desarrollo sostenible (económico, ambiental y social) de las áreas de influencia de las operaciones mineras es mediante las inversiones.

Tenemos que cerrar filas ante declaraciones carentes de fundamento científico que mencionan que la hermandad entre el agro y la minería en el Perú pertenecen a una “realidad paralela”. El agro y la minería son actividades complementarias y es una realidad objetiva desde hace cientos de años en nuestra tierra.

Hoy existe una minería moderna que se viene caracterizando por la minimización de sus impactos ambientales. Los anacrónicos discursos antimineros, en el fondo, lo que buscan es el atraso del Perú.

El Gobierno no impone proyectos mineros, como afirman falsamente algunos sectores. Pero sí alentamos a que las poblaciones tomen conocimiento de que en los entornos sociales de las actuales operaciones mineras se está eliminando a la pobreza con los recursos generados por la minería. Es un trabajo multisectorial que estamos dispuestos a apoyar.

Los proyectos que impulsamos tienen el enfoque de desarrollo integral, para fortalecer las actividades agropecuarias, turísticas, acuícolas, comerciales, dependiendo de las características del territorio.

La minería no es una moda, es una necesidad global. Todas las comodidades que el ser humano hoy posee son posibles gracias a la minería.

En el Perú tenemos recursos minerales cuyo óptimo aprovechamiento nos deben servir para impulsar la educación que nos permita hacer investigación científica y desarrollar tecnología, con cuidado del ambiente y la valoración de nuestra maravillosa pluriculturalidad.

Tenemos todo para ser un país del Primer Mundo, solo falta unirnos en torno a un objetivo común: la eliminación de la pobreza, y no solo la de tipo monetario, sino también la multidimensional, que mide las carencias en educación, en salud, en condiciones de la vivienda, etcétera.

La experiencia al mando del Ministerio de Energía y Minas nos hace ver cuánta esperanza está depositada –por parte de muchos centros poblados del Perú– en la minería responsable. Jamás defraudaremos esta esperanza.


Fuente: El Peruano

3 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page